¿Te gusta ir de camping? ¿Tienes hijos? ¿Estás pensando en acampar con ellos? Para ir de camping se necesita una gran organización, se debe pensar en cada detalle para no olvidarse de nada, y así poder disfrutar desde el inicio de la aventura. Pero cuando uno acampa con niños, esta organización requiere de más atención. Para esto, dejamos algunos tips a tener en cuenta para que la acampada sea de lo más divertida y, sobre todo, poder estar tranquilos.

Organización: Es lo primero y lo más importante. Lo más fácil es dividir el equipaje en cuatro secciones: ropa de vestir y ropa de cama, la carpa y sus respectivos accesorios, elementos de cocina, comida y bebida. Puedes hacer una lista para no olvidarse de nada.

Planificación del viaje: Es recomendable viajar de noche (los niños viajarán dormidos) o en horas de menos calor. Es importante además, tener un bolso de mano con lo necesario: agua, algún snack, y algún medicamento por si los pequeños se sienten mal en algún momento. Es necesario hacer paradas para que estos no se aburran y comiencen a irritarse. Pueden bajar en algún parador y tomar agua, buscar algo para comer, o simplemente caminar un rato para que puedan estirar las piernas y gastar un poco de energía (si el viaje es largo).

El entorno: Se debe elegir el lugar de camping pensando exclusivamente en los más chicos. Cuanto más haya a su alrededor, más se van a divertir. Es recomendable elegir un espacio con algún lago cerca, río, playa.. Como también puede ser interesante un espacio con montañas donde puedan ver algunos animales.

Elegir la zona de acampada: Lo más importante es que la zona que elijas esté bien acondicionada. Para estar con niños es importante que haya luz, agua, y un gran espacio para que estos puedan jugar.

Establecer normas básicas: Es parte de la organización para seguir cierto orden. Es importante que los niños sepan que no son los únicos acampando, por ello, la primera regla será respetar todo el entorno: vecinos, animales, vegetación. Deben saber, además, que todo lo que utilicen debe ser guardado en su lugar, o recogido si se trata de basura, nada puede quedar tirando por ahí. Por último, es necesario que tengan claro que solo pueden entrar a la tienda para dormir, o con algún adulto. De esta forma también se mantendrá el orden.

Prepararse para que los niños puedan jugar e investigar: Será realmente cómodo llevar un kit de juguetes para que los niños puedan jugar tranquilamente. Además, siempre es bueno llevar algunos materiales para que estos puedan investigar el camping a su manera. Por ejemplo, llevar algunas cuerdas, lupa, linterna, etcétera.

Respetar los tiempos de los niños: Si bien el camping es un ambiente más relajado y de descanso en donde no se siguen demasiadas reglas, se deben respetar los ritmos de los más chicos, sus horarios para comer, para dormir y para jugar. 

Preparar a los peques los días previos: Es importante que los días antes se pueda hablar en casa de lo que harán en el camping, qué actividades tienen pensadas, también hablar sobre la naturaleza, leer algún cuento relacionado, enseñarles lo que es una tienda, etcétera. Así se familiarizarán de ante mano y generarán más expectativas.

Fuente: www.pequefelicidad.com