1. El indispensable equipaje de mano

La mejor dimensión para el equipaje de mano es la de 22 pulgadas de altura (desde las ruedas hasta el asa) por 14 pulgadas de ancho por 9 pulgadas de profundidad. Una maleta de este tamaño cumple los requisitos de hasta las más exigentes aerolíneas. En este entorno, las maletas blandas tienen sus ventajas —son más fáciles de guardar en espacios pequeños—. Elige una que se pueda ensanchar para aquellas situaciones en las que puedas aprovechar tener más espacio.

 

2. Mantente al tanto del peso

Si piensas volar con equipaje de mano, generalmente puedes hacerlo sin problema con un peso de hasta 40 libras. Lleva también una mochila, una bolsa de lona o una bolsa bandolera que puedas colocar debajo del asiento frente a ti para tener a mano materiales de lectura, medicamentos o una computadora portátil. Las piezas más grandes de mano, que normalmente se guardan en uno de los compartimentos superiores, pueden usarse para llevar ropa, zapatos, accesorios y más. 

 

3. Las posibilidades de los bolsillos

Los bolsillos son lugares en los que puedes empacar las cosas a las que necesitas fácil acceso. Busca maletas con dos bolsillos delanteros: uno profundo y otro poco profundo. El bolsillo profundo es perfecto para revistas, el calzado plano o un suéter, y el menos profundo para artículos más pequeños como los cargadores de teléfonos y los medicamentos. 

 

4. ¿Quién está a cargo de la valijas?

Las aerolíneas exigen ciertas dimensiones y pesos, pero piensa, también, en tus propias medidas. Empaca algunos artículos en tu bolsa y prueba desplazarte con ella. ¿Sientes que tiene un asa sólida? ¿Tiene la longitud adecuada (o es ajustable) para tu altura, para que no te golpee los talones o se mantenga demasiado lejos mientras la arrastras? 

 

5. El equipaje de dos ruedas

Si te decides por una maleta de dos ruedas, cerciórate que estén integradas a sus esquinas, lo que ayuda a protegerlas contra el daño y no agrega pulgadas a su altura. Las ruedas de poliuretano son fuertes y flexibles y es aún mejor si están sujetadas con tornillos en lugar de remaches.

 

6. El equipaje de cuatro ruedas

Una maleta con cuatro ruedas giratorias se mueve en cualquier dirección y se queda en posición vertical a tu lado. (Pero ten cuidado y no la sueltes cuando estés en superficies pendientes). Este tipo de maleta te permite moverte con facilidad en los compartimentos estrechos de los baños además de caminar por el pasillo del avión sin darle golpes a cada asiento.

 

7. Las valijas registradas

Como máximo generalmente se permiten unas 23 kilos (pero siempre consulta con la aerolínea). El equipaje ligero normalmente está fabricado de aluminio, policarbonato, fibra de carbono y materiales de textiles ligeros. Las maletas duras, también relativamente ligeras, brindan la máxima protección; su rígido exterior normalmente no se dobla, descomprime o perfora.

Fuente: www.aarp.org