Todo termo debe ser templado antes de ser puesto en uso.

Esto se debe a que el contraste de temperatura puede provocar que el termo se "pinche" y que por consiguiente pierda temperatura y su cuerpo exterior caliente.

El proceso para templar el termo por primera y única vez es el siguiente:

# Primer Paso:

Llenarlo hasta la mitad con agua tibia, preferentemente de calefón y dejarlo así durante 1 a 2 horas.

# Segundo Paso:

Repita la operación con agua caliente y ya queda listo para ser usado.

(Válido también para líquidos fríos - pero debe usted templarlo con agua helada)

Nunca poner el agua hirviendo sin antes templarlo.