Llega el invierno y los amantes del verano buscan huir de las bajas temperaturas. A la hora de planificar las vacaciones, los expertos de viaje recomiendan tener en cuenta destinos que en otras épocas del año suelen estar mucho más concurridos.

Playas, pequeños pueblos pescadores coloridos, olas inmensas y gastronomía local, ¿qué más se puede pedir para estas vacaciones? No es necesario esperar hasta el verano para mojar los pies en el agua tibia del mar.

Si se trata de vacaciones laborales, lo más común es que el viajero busque volar durante el fin de semana. Sin embargo, desde la compañía identificaron que se puede ahorrar desde un 10% en el costo del pasaje si se elige un día de la semana para volar. Viajar en el período de temporada baja siempre es lo más recomendable, ya que los precios suelen ser más bajos y los puntos turísticos principales de los destinos no están repletos de viajeros.

Aquí presentamos cinco destinos considerables para estas vacaciones de invierno:

Jericoacoara, Brasil: Aunque los locales lo llaman "Jeri", el pueblo de pescadores de Jericoacoara es uno de los destinos más cinematográficos de Brasil. De arena blanca, mar cálido color turquesa y, sobre todo, la tranquilidad de un lugar que aún hoy mantiene la cultura pacífica de sus habitantes nativos, Jeri encanta a los viajeros de prevenientes de cualquier parte del mundo. Los expertos recomiendan el paseo en buggie para conocer las lagunas Azul y Paraíso, la laguna de Tatajuba, Barrinha o la pequeña villa de Mangue Seco. Además, las dunas permiten practicar sandboard y en el mar las condiciones son óptimas para hacer windsurf. El imperdible: la puesta de sol en Duna do Por do Sol. 

Puerto Escondido, México: Ubicado en el estado de Oaxaca, es uno de los destinos más codiciados por los amantes del surf ya que son varias las playas que sirven como escenario de los campeonatos de surf más famosos del mundo, desde Carrizalillo, y Ventanilla hasta Zicatela. Además se puede visitar Capulálpam, el declarado "Pueblo Mágico", con arquitectura tradicional, y las fincas cafetaleras de sus alrededores.

Piura, Perú: A 981 kilómetros al norte de Lima, Piura se conoce como "la ciudad del eterno calor". A 118km de la ciudad, se pueden visitar diversas playas paradisíacas que, por estar tan cerca del Ecuador, tienen clima cálido todo el año. Pocitas, Cabo Blanco, Máncora, Punta Veleros, Vichayito, Ñuro y Los Órganos son solo algunas de ellas. En este viaje se puede combinar descanso con cultura y aprovechar para conocer la famosa Catedral de Piura, la Plaza de Armas y el Mercado Catacaos, con las mejores artesanías locales.

Curaçao: Se trata de una de las islas del caribe que los expertos recomiendan visitar una vez en la vida. El país situado en el sur del mar de las Antillasse combina paisajes paradisíaco con la historia de la cultura holandesa de los países bajos, quienes colonizaron esta zona geográfica. Willemstad, el casco histórico de la isla, fue proclamado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y sus casas de colores pastel son sin dudas las más fotografiadas por los turistas.

Cabo Rojo, Puerto Rico: Al suroeste de Puerto Rico se encuentra este lugar no tan popular entre turistas extranjeros. Además de las playas alucinantes, en Cabo Rojo se pueden visitar bahías, lagunas y salinas.Esto hace que cada día en este lugar sea muy diferente al anterior, se pueden combinar diversas actividades de descanso con paisajes bien diversos. También tiene su casco histórico con la Plaza Ramón Emeterio Betánces, donde se encuentra la Iglesia San Miguel Arcángel church construida en 1771. Sin dudas un destino para familias, parejas y grupos de amigos, donde hay de todo para hacer.

Fuente: Infobae https://bit.ly/2N41aMz