Llegan las ansiadas vacaciones y muchos han optado por cruzar el océano y viajar durante más de diez horas para llegar a su destino. Son vuelos que generan muchas inquietudes y miedos y que incluso pueden dejar secuelas. Dolor de espalda, piernas hinchadas, angustia, son algunas de las consecuencias de los viajes transoceánicos, son dolencias y sensaciones que se pueden contrarrestar tomando algunas medidas. Te ofrecemos consejos para que tu próximo y largo vuelo sea lo más agradable posible.

¡Buen viaje!

Llegar al aeropuerto temprano o hacer la facturación desde casa y así poder elegir el sitio. Es recomendable elegir los asientos situados en el pasillo de las puertas de emergencia. Si están ocupados es preferible sentarse junto al pasillo ya que estas plazas permiten mayor movilidad.

Entretenimiento

Llevar algo para entretenerse –un libro, un dispositivo electrónico con juegos y películas, el ordenador o música– para que las horas pasen más deprisa y tener una alternativa a la programación de cine que ofrezcan en el avión.

Descanso

No está de más llevar una almohada anatómica hinchable para que las cervicales descansen mejor y dormir sin ocasionar demasiadas contracturas.

Relajarse

Relajarse con infusiones y llevar antifaz ayudan a conciliar mejor el sueño. Aunque este último lo más seguro que te lo den en el avión.

Comidas

Acomodarse a los tiempos del avión e ir variando de actividades ayuda a pasar las horas más deprisa. Hay que comer despacio e intentar dormir cuando se apagan las luces. 

Estiramientos

Hay que levantarse a menudo y realizar estiramientos. Aprovechar el viaje hasta el lavabo para desentumecer las piernas y realizar algunos ejercicios de piernas, brazos y espalda.

Vestimenta

Usar ropa holgada y cómoda para el viaje y vestirse con varias capas. Hay que tener presente que el aire acondicionado de los aviones suele ser intenso y que se van a pasar muchas horas viajando por lo que hay que ir equipado con ropa de abrigo. Descalzarse durante el vuelo pero mantener los pies abrigados con unos calcetines extra o unas zapatillas de tela. Si los pies se hinchan, es recomendable calzarse de nuevo, por lo que es recomendable viajar con zapatos muy cómodos y que no aprieten.

Hidratación

Hidratarse por dentro y por fuera. El aire acondicionados de los aviones sumado a la cantidad de horas que vamos a permanecer en el interior provoca una gran sequedad. Se aconseja beber mucha agua y llevar crema hidratante (hay que tener en cuenta que el envase no debe superar los 100cc para poder embarcarlo) para sentirse mejor. Es preferible no llevar lentillas durante los vuelos que duran muchas horas.

Disfrutar del vuelo

No tener prisa, ni impacientarse con las horas. Hay que evitar estar pendientes del reloj y de la hora de llegada y dejar que el tiempo fluya. Nos esperan las vacaciones. El vuelo hasta nuestro destino es solo un trámite.

Fuente: Nathional Geographic España